Pastas con Salsa de Mascarpone y Ternera

Hoy te enseñaremos cómo salir de la las salsas de siempre, con una opción muy fácil e ideal para acompañar nuestra pasta. El queso mascarpone es ideal para la base de una salsa y combinado con los ingredientes justos, el resultado final es muy bueno. Hoy prepararemos unas Pastas con Salsa de Mascarpone y Ternera, este plato es un ejemplo claro de que los colores engañan muchas veces, porque cuando se ve la foto, el marrón predominante parece que no es muy agradable, pero te aseguramos que es de lo más rico que probarás, así que no te dejes engañar.

Ingredientes:

  • 1 huevo
  • 200 g de pasta
  • 2 filetes de ternera
  • Sal
  • Pimienta
  • 125 g de mascarpone
  • Vinagre
  • Aceite
  • 1 puerro
  • 5 nueces

Elaboración:

Comenzaremos haciendo nuestra salsa derritiendo el queso y mezclándolo con el vinagre en un cazo a fuego lento. Antes de incorporar el vinagre, mezclaremos dos cucharadas de éste con una pizca de sal para después sí añadirlo al queso. Mientras se va derritiendo el queso, los vamos removiendo con una cuchara de madera, una vez que se derritió completamente, incorporamos al cazo una yema de huevo y continuamos con el movimiento. Por el momento no elevaremos el fuego, sino que siempre lo mantendremos bajo, esto es importante que lo respetes para que nuestra salsa no se cuaje, así que deberás hacerte de mucha paciencia.

Podemos hacerlo antes de comenzar, o poseer la suerte de tener un ayudante en la cocina, que nos corte el filete en tiras, los puerros en pequeñas rodajas, seguramente te preguntarás qué color del puerro utilizaremos, ¿el verde o el blanco?, y te decimos que ambos. También, pelamos las nueces y las picamos, ponemos a calentar aceite en una sartén y salteamos la carne hasta que esté bien dorada, después, agregamos las nueces, el puerro y condimentamos a gusto.

Te recomendamos leer  La Dieta Mediterránea: guía más completa para adelgazar

Entramos en la recta final de nuestra salsa, así que puedes comenzar a cocinar tu pasta para que estén al mismo tiempo. Unimos nuestras dos preparaciones, es decir el queso derretido y la carne junto con los puerros y los demás ingredientes. Una vez que la pasta esté a punto, la servimos y por encima echamos la salsa junto con algunos pedazos de carne que sinceramente quedarán espectaculares, al igual que los puerros.

Listo, ya tienes una nueva salsa para salir un poco de lo común, pero sin arriesgar un buen sabor. Porque muchas veces dudamos en hacer una nueva preparación por miedo a que nos quede mal, y optamos por lo rutinario, pero seguramente a ti te quedará muy rica, así que pon manos a la obra.

No votes yet.
Please wait...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *